Los normandos, fervorosos cristianos y brazo armado de la Iglesia en muchos aspectos, secundaron la Primera Cruzada.